Baix Llobregat

El PSC llama a sus votantes a convencer al millón de indecisos

  • Actualitzat:
  • Creat:

Iceta defiende la mejora de la financiación ante Guillermo Fernández Vara.

Artículo de Raúl Montilla - LA VANGUARDIA

Foto La Vanguardia - Llibert Teixidó
Foto La Vanguardia - Llibert Teixidó

Movilizar a los indecisos, a los desencantados propios y ajenos. Es el runrún que más suena estos días en Nicaragua: un millón de personas que, según el CIS, quieren votar pero que todavía no saben a quién. A ellos apeló ayer el candidato del PSC, Miquel Iceta, en un multitudinario mitin de inicio de campaña en Sant Andreu de la Barca, en el que contó con el apoyo del presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, para reforzar un mensaje: “Catalanes somos todos: hayamos nacido donde hayamos nacido”, que fue el que marcó también de alguna manera esa primera jornada.

“Yo hago entrevistas, cocino con Bertín, bailar bailaré un día con Thais Villas... Pero vosotros tenéis que ir a buscar a esa gente que nos puede votar”, arengó Iceta. “Les ofrezco un camino que puede acoger a la gran mayoría de catalanes, evitando los extremos: el de la ruptura y el del inmovilismo”, añadió en un mitin que tuvo como escenario el teatro Núria Espert de Sant Andreu de la Barca. Uno de los municipios históricos del socialismo catalán al frente del cual está el veterano Enric Llorca, quien defendió el régimen del 78 en su intervención –“le debemos la democracia y la libertad”–. Una población del Baix Llobregat donde el PSC tiene su federación más poderosa, lo que no evitó que en las autonómicas del 2015 los socialistas se convirtieran en la tercera fuerza detrás de Junts pel Sí y de Ciutadans. Eso último fue lo que más dolió: porque se tiene la sensación de que si los de Arrimadas ganaron fue con el discurso del PSOE. al que ayer, de alguna forma se regresó. “Catalunya la hemos hecho grandes entre todos”, defendió Iceta, que apeló a los gobiernos de González y de Zapatero, también a los de Maragall y Montilla, quienes, dijo, representaron una “Catalunya de todos”. “Nadie se puede apropiar de este país”, remató.

Eso sí, el candidato del PSC no dudó a la hora de defender ante uno de los barones del PSOE de una de las federaciones con la que los socialistas catalanes han tenido mayores diferencias, la extremeña, una mejor financiación y mayor autogobierno. “Vamos a ofrecer lealtad al resto de España, queremos seguir juntos, pero vamos a exigir lo que consideramos que nos corresponde y a defender nuestros intereses”, manifestó Iceta. “Eso que yo he visto hacer a Guillermo desde Extremadura, defender su tierra con lealtad, es lo que quiero hacer yo, ni más ni menos”, añadió.

Aunque Iceta volvió a apelar, para esto también, el diálogo. “Que nadie juegue a enfrentar a los pueblos de España, nadie es más que nadie y nadie es menos que nadie”, dijo. Una fraternidad entre territorios a la que también hizo referencia Vara, que defendió un modelo de entendimiento en que “la bilateralidad y la multilateralidad sean procesos absolutamente normales”. Vara –que fue muy aclamado– calificó al proceso independentista de “pseudorevolución de acomodados que van a acabar pagando los más humildes”, defendió la reforma de la Constitución y repensar el estado de la autonomías. Y reclamó “abrir de par en par las puertas de las instituciones, se acabaron las divisiones, se acabaron las diferencias, más allá de las singularidades que cada uno pueda tener”.